La identidad de Catalunya no puede amenazar la identidad de los catalanes

Id-éntico es aquel ente que es igual a otro (identitas: de idem – lo mismo -, y ente – lo que es o existe -). Dejando en el bolsillo el Documento de Identidad (que nos clasifica dentro de una categoría de seres idénticos, o sea con similar entidad), podemos decir que la identidad de las personas, de cada ser humano, radica precisamente en su naturaleza humana, cada uno con sus propios rasgos  personales, y donde podemos reconocer indisolublemente la dignidad que tenemos cada persona.  Esta dignidad es reconocida, no otorgada. Pertenece intrínsecamente al ser. Formulando la dignidad como el reconocimiento de una serie de derechos a entes de categoría idéntica, en el caso de los seres humanos este auto-reconocimiento nos engloba a todos los participantes de idéntica categoría: la humana (la identidad humana). Esto es: cualquier derecho o atribución que nos auto-asignamos los humanos queda automáticamente extendido a toda la especie, precisamente por nuestra (redundante) identidad común (y sin perjuicio de la dignidad de los otros entes de la naturaleza, obviamente).

La construcción de la identidad de Cataluña está amenazando la identidad de los catalanes. La contradicción es solo aparente, y se resuelve retornando a la etimología de la palabra identidad. Ahora, un grupo numeroso de catalanes quieren dotar a Cataluña (un ente) de una identidad estatal europea. Esto es, que el ente Cataluña sea idéntico a otros estados de Europa. Esto quiere decir que, dejando aparte los rasgos propios de entes idénticos, mantenga rasgos comunes (identificables) con el resto de estados europeos, como los subsistemas político, económico, legal  y de derechos sociales y personales que los identifican.

Pero esta iniciativa está lastrada, de un lado, por que en este proceso unilateral se violenta la identidad de muchos catalanes, sustrayendoles una parte de su dignidad (su capacidad de decidir y obrar) recogida expresamente en el cuerpo legal (que para eso sirve, entre otras cosas). Por otra parte, cuando instancias españolas externas a Cataluña niegan a los humanos de Cataluña su capacidad de decidir y obrar (su derecho) también están atacando su dignidad y por tanto su identidad como seres humanos, como españoles.

Al final vemos que, como ocurre muchas veces, las cuestiones de identidad se pueden resolver teniendo en cuenta que es precisamente la identidad la que nos confiere a todos la dignidad. ¿A quién se la negarías tú?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s