Escalada o descenso

1024px-Climbing_in_Lei_Pi_Shan_-_Yangshuo,_China

rock climbing @ lei pi shan, yangshuo china

By Maria Ly [CC BY-SA 2.0 (http://creativecommons.org/licenses/by-sa/2.0)%5D, via Wikimedia Commons

 

Escalada o descenso. Ascética separación de lo humano u oprobiosa inmersión en lo diabólico. Quizás ambas cosas a la vez.

A lo largo de los últimos años, hemos asistido a una curiosa metamorfosis de nuestro estamento político; cuando digo “nuestro” no me estoy refiriendo a España, sino a toda la Unión Europea. Esta metamorfosis es una transformación involutiva, que consiste en la mutación de nuestros representantes en una casta de arúspices. Una casta cada vez más separada de las personas y sus aspiraciones vitales, y solo atenta a colocarnos bajo los auspicios de los nuevos dioses del Austericidio, mientras se separan con displicencia de los ciudadanos que les dan soporte y cuya soberanía ¿representan?

Y el último escalón (que no definitivo, si no ponemos remedio) de esta mutación lo constituye la decisión de algunos “des-almados” sobre la crisis de los refugiados por la guerra de Siria.

En una decisión con una racionalidad lógica e insensible, los representantes europeos han acabado de despojar de casi toda dignidad humana a los refugiados. Si lo pensamos detenidamente, poniéndonos en sus exclusivos zapatos, no cabía otra decisión, o esta no podía ser muy diferente.

Ateniéndose estrictamente a la lógica de los representantes políticos, había que situar a los refugiados al menos un peldaño más abajo de los “últimos ciudadanos europeos” (como , por ejemplo, el pueblo griego). Si los políticos hubieran realizado un esfuerzo para sostener la dignidad de los refugiados sirios, esto les habría obligado a realojar en un escalón superior de dignidad a los ciudadanos griegos, cuya degradación fue inducida artificialmente para castigar a unos dirigentes que pretendían trabajar para su recuperación, después del expolio financiero.

Y como en un efecto dominó, este realojo supondría la reasignación de dignidad (o sea, de derechos) de las sucesivas castas: precariado del sur de Europa (los pigss), pigss con los “deberes cumplidos” (como España), .precariado de los países del este y norte (los inventores de los”minijobs” y los “contratos-cero”), pasando a las castas superiores: empleados ejecutivos, estamento político secundario,etc. La subversión, vamos.

La decisión, impecablemente racional desde su punto de vista, es un claro descenso en los escrúpulos y compasión de los mandatarios europeos, y una escalada de impiedad, por parte de un montón de dirigentes hipócritas que se empeñan en aseverar la “herencia cristiana de la unión europea”.

“Por sus frutos los conoceréis” (Mateo 7-16). Y los votaréis… (Joaco 20/03/16).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s