¿Un angel exterminador?

Sistema_político_según_David_Easton.svg

“Sistema político según David Easton” by User:Libertad y Saber – A Systems Analysis of Political Life. Licensed under GFDL via Wikimedia Commons – https://commons.wikimedia.org/wiki/File:Sistema_pol%C3%ADtico_seg%C3%BAn_David_Easton.svg#/media/File:Sistema_pol%C3%ADtico_seg%C3%BAn_David_Easton.svg

El sistema político  es un sistema complejo dentro de la sociedad.  Como todo sistema complejo, su pretensión consiste en simplificar una mayor complejidad de su entorno – la sociedad -, con el objetivo de gestionarla de acuerdo con unos fines pactados entre los integrantes de esta sociedad.

La racionalidad del sistema consiste en que el Estado, dentro del subsistema político de la sociedad, asume los fines definidos por esta sociedad, dentro del objetivo del bien común; de esta forma, el bien común se convierte en la “razón de estado”. Esta definición de los fines – hecha entre todos con las herramientas del sistema democrático – no es unánime, ni armónica, ni concordante, luego solo puede ser problemática, turbulenta.

En este sentido, la lógica de funcionamiento del sistema político, solo puede incluir el conflicto como mecanismo de relación: las estructuras del sistema político solo pueden ser problemáticas, porque recogen las tensiones del entorno (los distintos fines de los entes sociales), con el objetivo de definirlas, gestionarlas y resolverlas según el mejor bien común.

Lo que esperamos entonces de los actores del sistema político es una gestión que incorpore esas turbulencias con el objetivo de definirlas y gestionarlas hacia una regulación armónica. No es esto lo que estamos viendo:

Estamos viendo en directo, en televisión, la incapacidad de los grupos para empezar a gestionar esta complejidad. Como en la película de Buñuel, El angel exterminador, pero a la inversa, vemos a los grupos incapaces de entrar a una sala, sentarse a una mesa, sacar sus anotaciones con sus propuestas políticas y poner en marcha una dinámica de grupo para conseguir una línea política que maximice la consecución de las propuestas escogidas por los ciudadanos en las elecciones.

No es algo de extrañar en el grupo del PP, que ha demostrado sobradamente anteponer sus intereses propios por encima de los intereses ciudadanos, además de su incapacidad provebial para el pacto y  para el diagnóstico de la acción política como gestión del conflicto. Y para qué hablar de su papel como estructura podrida.

Pero la presencia de este “angel exterminador” en los ánimos del parlamento es bastante desazonadora para los ciudadanos, que vemos  con desagrado y sorpresa como los escogidos para la gestión natural del conflicto político se demuestran incapaces. Si hay nuevas elecciones, debería estar prohibido que se presenten los mismos candidatos.

Quizás lo oportuno sería encerrar a los congresistas en la sala y que, como en El angel exterminador, pero obligados por la ciudadanía, se vieran obligados a suspender todos sus proyectos vitales (incluyendo el cobro de sus sueldos), encerrados en el Congreso, hasta que diriman el próximo gobierno y sus líneas de actuación.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s